Sonntag, 4. Juni 2017

Ichideal - Idealich

Berlín, junio de 2017, por Claudio Steinmeyer









Ichideal - Idealich
Sobre su distinción clínico-teórica





Es un tema simple pero complejo parafraseando al Dupin de Edgar Allan Poe. Por un lado, tanto en castellano como en su original en alemán, son términos que se parecen mucho entre sí. Pero además se suma el hecho de que que en alemán el sustantivo en función de adjetivo se antepone al sustantivo propiamente dicho: así Ichideal es Ideal del Yo. Mientras que Idealich es Yo-Ideal.
Sin duda que hay múltiples textos que recorren esa polaridad. Muchos autores postfreudianos han escrito sobre esto, Hermann Nunberg, Daniel Lagache, Pontalis en su diccionario, para citar a los más importantes. En lo concerniente al Campo Freudiano, me limitaré a recorrer unos pocos textos con el objetivo de compartir alguna que otra idea que sea útil del punto de vista clínico.

En la obra de Freud no hay definiciones claras para una y otra, pero podemos establecer que para él ambas instancias son inconscientes. El Idealich(Yo-Ideal) aparece más ligado al narcisismo y el Ichideal (Ideal del yo) queda más próximo al superyó y a los fenómenos del amor objetal, de masa, la hipnosis y la sugestión.

En Lacan aparecen varias referencias a esta polaridad y él las trabaja especialmente en los Escritos “Observación Sobre el informe de Daniel Lagache” además de numerosas referencias en sus seminarios, especialmente del I al X.  Pero en el mencionado texto de los Escritos, Lacan escribe “Tenemos finalmente que concentrar nuestras observaciones sobre la distinción magistral que introduce Daniel Lagache de las funciones de Yo Ideal e Ideal del yo.” Y en las siguientes páginas Lacan se ocupará de desarrollar conceptualmente esta distinción sirviéndose incluso de un par de gráficos. Se trata de un texto que no podemos hacer otra cosa que recomendar su lectura pausada y paciente.
De las conclusiones que podemos extraer personalmente me gustó el resumen que hace Darian Leader en su libro “Introducing Lacan” (2). El Yo-ideal es la imagen que el sujeto asume (vía identificación) mientras que el Ideal- del-yo es el punto simbólico desde el cual el sujeto se siente visto como ese yo-ideal con el cual se ha identificado. Vés una carrera de F1, salís a la calle y manejás temerariamente como tu corredor favorito que acabas de ver en la TV. Ahí estas identificado vía yo-ideal con algún corredor famoso pero la pregunta es: ¿para quién? E.d. cuando conduces de prisa ¿quién imaginas que te está mirando?
Clínicamente señalar este tipo de identificaciones (yo-ideal) suele tener poca eficacia, para removerlas es mejor recurrir a la dimensión simbólica es decir a la instancia del Ichideal (Ideal-del-yo).

Por último, la dinámica de la libido en juego también es distinta. En un texto cargado de política podemos sin embargo recortar la siguiente distinción de JAM – Jacques-Alain Miller: “ Sin embargo, Massimo no estaba para nada habitado por el deseo de ser para Jam lo que Jam había sido para Lacan. Él no era, en efecto, a diferencia de Jam, de esos neuróticos de los que habla Freud, que se despojan de su narcisismo para ofrecerlo en aras de un Ideal del yo (Ichideal) altamente valorado. Él era más bien de los que, como N*, conservan celosamente su libido y la emplean para erigir en ellos un yo ideal (Idealich) que a partir de entonces será para ellos el objeto de este amor propio (Selbstliebe) del que gozaba en la infancia su yo efectivo (das wirkliche Ich). Para este tipo de sujetos, la celebridad lo es todo.” (3)

Es decir que en el caso del Ichideal (Ideal del Yo) se produce un empobrecimiento de la libido a disposición del yo en favor del amor al Ideal tal como Freud lo describe con mucha claridad en “Psicología de las Masas y análisis del yo”. (4)

El Idealich (Yo-Ideal) por el contrario demanda una acumulación narcisista de la libido. De ahí la importancia de aflojar este tipo de identificación al comienzo de un análisis, pero para hacerlo habrá que despejar y mostrar el sujeto el punto simbólico desde el cual erigió esa especie de monumento inconsciente a sí mismo.


Referencias bibliográficas:

(1)“Observaciones sobre el informe de Daniel Lagache” – Jacques Lacan,  Escritos II pág. 650 y sigs. , 10ma. Edición, 1984, Siglo XXI Editores, México DF

(2) “Introducing Lacan”  -  Darian Leader, Pg 48,  Edit. Icon Books, Londres, UK, 2000

(3) “Candido en Milano” - Jacques-Alain Miller, - Lacan Quotidien Nr. 701 del 20/5/2017  http://www.lacanquotidien.fr/blog/

(4) “Psicología de las masas y análisis del yo”, Sigmund Freud, Cap. VIII - Enamoramiento e hipnosis, 4ta. Edición, Biblioteca Nueva, 1981, Madrid











Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen