Montag, 2. Dezember 2013

CLINICA TOPOLOGICA, acerca del libro "Nudos del análisis".




Berlín,  Dic. 2013,   por Claudio Steinmeyer



Reseña sobre el libro Nudos del análisis – Autora: Nieves Soria Dafunchio / Editorial Del Bucle, Buenos Aires, Argentina – 2013  


Quiero aclarar rápidamente que no pretendo hacer un crítica técnica o un resumen, al modo de cuando se escribe un prólogo a pedido del autor. Eso lo ha hecho de manera excelente Claudio Godoy en la presentación del libro. Trataré más bien de difundir a través de mi blog este nuevo trabajo de la psicoanalista Nieves Soria Dafunchio (Bs. As. Argentina / miembro de la Escuela de Orientación Lacaniana –EOL y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis - AMP,). Se trata entonces de un nuevo texto “Nudos del análisis” –el cuarto, que como buen cuarto, actúa de lapsus del nudo y nos permite a la vez anudar de otra manera los tres textos anteriores de la autora, a saber:  Confines de las psicosis, Nudos de las Neurosis y  Nudos del Amor.
Quiero entonces ayudar a difundir la producción de esta creativa psicoanalista. Y simplemente describiré algunas resonancias que mi sesgada lectura ha causado el deseo de escribir estas líneas.

Clínica topológica. Reconozco que la expresión no aparece en el libro, es una manera mía de designar una clínica en la que se procura dar cuenta en cada caso, uno por uno, del particular anudamiento de los registros real, simbólico e imaginario. Anudamiento que da cuenta  del particular modo de fallar que el nudo borromeo de tres (que no existe en la subjetividad como bien lo explica la autora) presenta en cada uno.
 Y es una clínica en la que se destaca en primerísimo lugar el deseo del analista. Es en la construcción topológica del caso, en la dirección de la cura orientada por esta topología, en la que asistimos a una puesta en acto del deseo del analista dando cuenta del verdadero núcleo de la clínica psicoanalítica de orientación lacaniana.
Un libro que finaliza muy cerca de dónde comienza, el sueño de la Inyección de Irma y el Caso Dora respectivamente. Pero no en línea recta, no es unir dos puntos de la producción freudiana es mas bien establecer el espacio de una banda de Moebius en la cual superponer la enseñanza de Lacan. Se trata pues de un libro con un sólido apoyo en Freud.
La autor nos invita a “navegar” el Aquerornte en una travesía donde recomienda saber hacer nudos o bien aprender a hacerlos, en una sana alternativa en la que se aprecia que de cualquier manera apuesta al deseo.
Además de la gran riqueza clínica que una vez más nos propone la autora -característica presente en todos sus trabajos - a través de valiosos ejemplos clínicos, encontramos algo que particularmente me gusta mucho, seguramente por mi propio recorrido psicoanalítico: me refiero a la permanente articulación entre Freud y Lacan. En esta época en la que hay una tendencia de apreciar la obra de Freud como históricamente superada - por tratarse de una clínica del Padre avasallada por la época-  en Nudos del análisis encontramos la misma rigurosidad epistémica con la que Lacan operó los textos de Freud, partir de ellos para explicar sus logros e impasses desde las coordenadas teóricas de la época actual. Es establecer nuevos nudos. Pero además la autora realiza el mismo entramado de tejido y destejido (brillante metáfora utilizada en el cap. IV)  con la propia obra de Lacan, estableciendo contrapuntos entre los Escritos y los Seminarios, ensamblando los distintos momentos de la enseñanza de Lacan. 

Sólo a modo de aperitivo situaría alguno de los cruciales temas trabajados a lo largo del texto en los que la clínica actual interroga al psicoanalista: la operatividad de la castración imaginaria (-phi) en relación al objeto, las distinciones –siempre complejas tanto en Freud como en Lacan- entre Ideal del Yo y Yo ideal, la delicada distinción entre acting out y pasaje al acto, las vicisitudes de las operaciones de alienación y separación, el inconsciente real y el inconsciente simbólico, la controvertida diferenciación entre paciente y analizante, la cuestión de la contratransferencia, el por qué las mujeres pueden ser las mejores analistas y también las peores, la correlación (estupendo desarrollo !) entre las fórmulas de la sexuación y el anudamiento borromeo, la situación de lo femenino en relación a lo simbólico, el analista como ser-para-el-sexo, etc. Muy recomendable también el capítulo sobre el „Contrapsicoanálisis“ en donde se interroga el valor del relato (en la experiencia del testimonio durante el procedimiento del pase), cuestionando el valor del relato lineal que se asemeja a la perspectiva cristiana que resulta idealizante. 

Y el común denominador a lo largo de todos estos temas: la tenaz inclusión de la letra de la autora en el propio texto, su estilo. El texto, a diferencia de la pintura, v.g.  Las Meninas, requiere de una complejidad mayor para encontrar al “pintor”, y creo que ésta es la gran enseñanza que nos deja el texto de Nieves Soria Dafunchio, la decisión de hacer propios los conceptos psicoanalíticos para dar cuenta del avatar transferencial en cada caso y sus transformaciones subjetivas.





Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen